Páginas

martes, 20 de diciembre de 2011

EL JUICIO DE PARIS Y TAMBIÉN EL VUESTRO





El texto del examen hablaba sobre tres diosas que competían por sobresalir en belleza ante las demás. Estas diosas tuvieron que ser juzgadas por un bello pastor llamado Paris, al que podéis contemplar en el cuadro sentado, pero el examen vuestro tengo que juzgarlo yo, que ni soy guapo ni soy un pastor de ovejas (¿un pastor intelectual tal vez?, por eso tras una atenta revisión aquí tenéis vuestras notas:



ATALANTA: 3,5

FILOCTETES: 9

ARES: CONFIDENCIAL

ESPARTACO: 9,1

AFRODITA: 3,25




EXA_LA1_12_3

Como pastor intelectual que se preocupa por su "rebaño", metafóricamente hablando, tengo que salir corriendo tras varias ovejas "descarriadas"  que han huido del rebaño e intentar rescatarlas de los "lobos" que rondan alrededor para devorarlas. Aún hay tiempo, pero como no sigáis mis consejos y orientaciones me temo que a pesar de mi búsqueda y ayuda serán devoradas.





QUI ADMONET, PRODITOR NON EST