Páginas

lunes, 19 de septiembre de 2011

TÁLAMO Y EPITALAMIO CON ACOMPAÑAMIENTO DE RABELADAS



Esta mañana hemos empezado a recordar y a estudiar nuevas reglas etimológicas para pasar palabras del latín al castellano, y entre las  palabras de los ejercicios nos aparecían los términos "tálamo" y "epitalamio", aunque ya os expliqué qué significaban he decidido proporcionaros una explicación más amplia:


El tálamo es una forma poética de referirse a la cama de los recién casados o al lecho conyugal, de ahí la expresión "tálamo nupcial".



Y el epitalamio es una poesía lírica, subgénero lírico griego imitado después por los romanos, consistente en un canto de boda. El nombre epitalamio es griego, compuesto sobre y lecho nupcial. Se cantaba regularmente a la puerta de la habitación de los novios por coros de jóvenes y doncellas acompañados de flautas o de otros instrumentos suaves y armoniosos.


Historia

El origen de los epitalamios o cantos nupciales es de la mayor antigüedad. En tiempo de David estaba ya en uso entre los hebreos. Otros quieren atribuir su invención a Stesichore que florecía en la olimpíada 42. Pero en aquella época Hesiodo había ya compuesto muchos, entre otros el que fue cantado en las bodas de Tétis y Peleo.
Entre los griegos el epitalamio no fue más en un principio o en los tiempos heroicos que unas sencilla aclamación de Hymen o Hymenée cuya palabra pasó a ser después no más que un accesorio del epitalamio la cual se intercalaba en el poema y con ella expresaban los coros o circunstantes de ciertos en ciertos períodos o pasajes los aplausos y votos que hacían a favor de los desposados.1 Compusieron epitalamios los griegos Safo y Calímaco y el romano Catulo.


Epitalamio latino

El epitalamio latino tuvo un origen muy poco diferente del griego. Consistía primero entre los romanos en la aclamación de la palabra Thalassius o Thalassus, que era el Dios de las bodas o quizá solamente una sencilla expresión de alegría consagrada a la solemnidad de esta clase de fiestas y que significaba lo mismo que Hymen o Hymenée entre los griegos.
Los versos que se cantaron luengo con este motivo fueron los fesceninos, poesías llenas de groserías y obscenidades, los cuales estuvieron en uso hasta el tiempo de Cátulo. Este poeta fue el primero de los latinos que tomando por modelo a Safo, sustituyó a la voz Talassius la de Hymenée de los griegos y llevó los epitalamios al adelanto y perfección que vemos en sus obras.
Los epitalamios no están tan en uso entre nosotros como entre los pueblos antiguos, en especial los orientales. Actualmente es usado para resaltar la solemnidad de un acto cualquiera como bodas, entierros, misas, entre otros cultos.1

Tras la Edad Media, el género fue reabsorbido con otros de inspiración clásica por el Renacimiento. 




Catulo-Poemas (edición íntegra bilingüe)


LEED  LAS PÁGINAS 33-37 Y 117-122 



Y para terminar, aquí tenéis las famosas "rabeladas" de Candeal al son de su rabel.